xendan lo que te corta las alas 1 1140x640 - LO QUE TE CORTA LAS ALAS

LO QUE TE CORTA LAS ALAS

Una cosa es hacerse propósitos de mejora y otra muy distinta es cumplirlos hasta conseguir lo que querías, ¿verdad?

Te vienes arriba; haces planes; te pones… y cuando empiezan las dificultades acabas en tu viejo programa.

Es posible que tú también vivas en una versión reducida y estrecha de ti.
 Puede que hayas llegado hasta aquí con mucha inseguridad a tus espaldas, muchas heridas de desarrollo, mucha catástrofe pedagógica…

Es fácil que la ansiedad o la incertidumbre – el miedo, en definitiva!- te cuente historias que no te dejen vivir como quisieras. Historias de lo que eres o no eres; historias de terror.

Porque, ¡si!, al final todo tiene que ver con el miedo.

El miedo de ser un pequeño “yo” aislado, luchando por conseguir, o teniendo que abandonar, tu trozo del pastel.

El miedo a la soledad; al dolor, a la escasez, a lo incómodo.
Miedo a tus semejantes; a no encontrar tu sitio…

Es el miedo, irracional muchas veces, pero de una fuerza apabullante el que te paraliza.
 El que te susurra que no vas a poder soportar vivir sin tus estrategias y tus adicciones.
Quien te convence de que nadie te querrá si no haces todo lo que te piden; que tú, tu coche, tu casa, tenéis que tener un aspecto seductor para ser aceptables.

Es el miedo el que te mide en likes, o cifras en tu báscula; en tu cuenta bancaria. Y también quien te amenaza con un dolor insufrible si juegas y pierdes; si no llegas a destacar; si vuelves a quedar como una idiota…

“El miedo es tu verdadero oponente.

Él es quien te impide alcanzar tu potencial.

Vencer el miedo debe ser tu principal meta en la vida”

(Stan Beecham)

¿QUE HACE INVENCIBLE AL MIEDO?

Contrariamente a lo que puedas creer, quien domina no siempre es el más fuerte.
Ya has visto cómo a lo largo de la historia, a veces una minoría, o alguien con más labia que poder real, tiraniza a quienes le superan en fuerza o en número.

Esa es la mayor baza del miedo; hacerte creer que eres inferior y que no puedes con él.

Como respuesta evolutiva, el miedo también cumple una función protectora.En muchas situaciones y lugares del mundo es algo muy real.
Sin embargo, en la vida relativamente tranquila que llevamos en esta parte del mundo, con frecuencia tiene un efecto devastador.

Apoyándose en la capacidad de tu mente de contarte la historia que más te inquieta, fabrica escenarios tenebrosos a los que te transportas automáticamente. Da igual que la mayoría de las veces esos supuestos estén lejos de ser ni reales ni probables.

De forma instantánea recopilas todas tus debilidades. Y a esto le añades información de lo que has visto o te han contado sobre las amenazas que podrían sucederte.

En un abrir y cerrar de ojos, sin siquiera darte cuenta, conviertes esas películas imaginarias en verdaderos enemigos que te acechan en la oscuridad.

El mecanismo ya está en marcha; seguro que ya lo has sufrido muchas veces.

Una vez tu sistema de alarma interno se ha disparado, produce toda una cascada de respuestas en tu cuerpo que son extremadamente desagradables.

Tu respiración se vuelve rápida y superficial; el cuerpo se tensa haciendo nudos pesados como piedras, en el estómago, en el pecho, en el cuello o en los hombros…
Tu interior entra en ebullición y no hay manera de desconectar.

El futuro se convierte en un páramo desolado y sin esperanza…

Has caído en la trampa.

VENCER AL FANTASMA

Siempre me impacta ver como incluso personas con un dominio eficiente de la lógica se vuelven completamente irracionales cuando son presas del miedo.

La trampa está en la mezcla de realidad y ficción que fabrica la mente.

La perspectiva pinta tan negra, las sensaciones físicas son tan convincentes, que ya no ves más allá. Y de pronto eso que temes se vuelve la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad.

Son los perniciosos efectos de la mente sin observar, como la llaman en el budismo.

Y es precisamente en esa definición donde se esconde el antídoto para el veneno del miedo.

Aprender a reconocer, investigar y cuestionar los contenidos de la mente es el objetivo del Mindfulness.

Te mentiría si te dijera que es un trabajo fácil, pero te aseguro que en tu vida harás pocas inversiones mejores que esta.

Descubrir que no tienes por qué creer todo lo que tu cabeza te cuenta te quita un peso enorme de encima.
Comprender que lo puedes desmontar pieza a pieza y quedarte solo con lo que te sirve, es comenzar a vivir.

Dedicaremos los boletines de las próximas semanas a las herramientas prácticas para combatir y vencer el miedo.

¿Quieres recibirlas?

Puedes suscribirte aquí

https://xendanzentroa.com/suscripcion/

Para que puedas volar libre!

Imagen destacada gracias a: Michael- Koll -en- Pixabay 

Share

Comments are closed.