Nosotros

Agustin Lusarreta

Me gusta ayudar a los demás y trabajar con mis manos.
También me gustan las cosas sencillas, por eso amo el masaje.
 Ese tú a tú tan directo, y a veces tan profundo que mantengo con cada persona, me resulta enormemente enriquecedor.

 Esta es la razón por la que, aunque llevo treinta y cinco años en esta profesión, mi trabajo me satisface más aún que el primer día.

ana-barea-instructora-xendan

Ana Barea

Aunque mi vida ahora es muy hermosa, conocí muy de cerca la ansiedad y la desesperación.
Viví momentos de depresión 
profunda en los que llegué a pensar que nunca saldría de allí.

Felizmente, mi tesón y los Maestros y Profesores que han ido apareciendo en el camino, me ayudaron (y todavía lo hacen) a encontrar la paz y la satisfacción dentro de mí.

Tal vez por eso, mi vocación y mi pasión es acompañar a quienes necesitan transformarse para convertirse en la versión más hermosa que pueden llegar a ser.

No somos personal sanitario. Nuestros tratamientos son diferentes a los dispensados por médicos, psicólogos o fisioterapeutas, cuyo saber valoramos y respetamos. Conocemos bien nuestra profesión, y amamos profundamente lo que hacemos; eso se refleja en nuestros clientes.

Valores

En Xendan desarrollamos nuestra labor en dos aspectos distintos, pero complementarios. Cuidamos el terreno de lo físico -el cuerpo, sus músculos y sus tensiones- y  también ese mundo interno que no se ve, pero que condiciona totalmente nuestra vida.

Nuestro ánimo es apoyar el potencial de cada Ser Humano para Sanar, y Desarrollarse en lo mejor de sus Posibilidades.
Queremos ser un remanso en el camino para aquellos que, como nosotros, transitan la Senda hacia una mejor versión de sí mismos.

El Centro

Sitúate en Navarra, en el mágico Valle de Baztan donde cada pueblo es una pequeña joya. Arizkun está en un alto.
Siguiendo las flechas amarillas del Camino de Santiago, en la calle principal, ves una gran casa señorial con las ventanas azul intenso. Has llegado a Xendan.

Dentro, el ambiente es sereno y amable: los espacios de terapia, las zonas comunes y la hermosa sala para grupos.
En el exterior, Auza, la montaña, vigila el jardín, el huerto ecológico y una zona verde con frutales donde sacarle partido a los días cálidos.

Agradecimiento

Siendo como es el Agradecimiento el ingrediente básico que sustenta la vida humana, va a ser muy difícil empezar a desmenuzarlo en pequeñas porciones. Pormenorizando sería imposible hacer justicia al despliegue ingente de ayuda que se materializa cada día y desde siempre en nuestra existencia, en este proyecto.

Y además es difícil comenzar sin enredarse en complicadas disquisiciones filosóficas; ¿Expresamos nuestra gratitud al Universo; a Dios, al Destino, a los Átomos de Carbono y los Aminoácidos…???

Lo que a estas alturas es innegable es que hay momentos en los que todo se confabula y ocurren infinidad de malabarismos circunstanciales que muy bien se podrían calificar de Magia.

Así que para no herir sensibilidades repetiremos aquellos versos de Violeta Parra:

“Gracias a la Vida, que me ha dado tanto…”

No habríamos llegado a este lugar sin aval y sin apoyo.
Habría sido imposible transformarlo sin respaldo técnico, económico y material.
Estamos aquí a base de determinación y perseverancia, del saber hacer generoso de muchos y de multitud de mañanas acunadas por el rumor de la hormigonera.

Han sido años de cemento y pala, de polvo y de olor a pintura, de planificar, de creer y de crear; de entusiasmo, pero también de pánico a veces.

En este tiempo hemos sabido donde están los que nos quieren.
Hemos trabajado duro.
Hemos aprendido que todo pasa; y no solo no nos hemos quedado en el intento, sino que hemos llegado hasta aquí con alegría y una deuda de gratitud tal, que vamos a tener que dar mucho para poder saldarla…..

En eso estamos!!!

Arizkun Octubre 2011