Psicoterapia

Vencer tus demonios

A veces la vida se te hace demasiado dura y difícil. Y tal vez tú también arrastras temas antiguos que condicionan tu presente, te limitan y te impiden ser como te gustaría ser.

Puede que aún vivas con mucha inseguridad a tus espaldas, con heridas del desarrollo, o de una educación poco sensible…

Poder hablar de estas cosas en un contexto seguro y útil es importante. Pero sobre todo quieres pasar página y encontrar alternativas que te ayuden a conectar con tus recursos y a construir una felicidad que intuyes, pero a la que no sabes cómo llegar.

¿QUÉ ES?

El Método Hakomi parte de la base de que nuestras emociones y comportamientos están condicionados por hábitos y programas inconscientes que con frecuencia nos causan mucho sufrimiento innecesario.

A través de sencillos experimentos hechos en estado de Atención Plena (Mindfulness), descubres estos programas y decides si apoyan tu felicidad o necesitas cambiarlos.

Atendiendo desde la Presencia Amorosa a los mensajes que envían tu cuerpo y tus emociones, comprendes qué necesitas para sentirte satisfecha y en paz

Así, tu manera de verte y relacionarte contigo y con el mundo se vuelve más profunda y gozosa.

¿CÓMO FUNCIONA?

A través de pequeños experimentos hechos en estado de Atención Plena (Mindfulness), accedemos al inconsciente.
Allí están registradas tus creencias sobre ti y sobre el mundo.
Son esas creencias las que organizan tus emociones y tu comportamiento que tantas veces boicotea tus mejores intenciones.

Hakomi te ayuda a liberarte de esos patrones automáticos para encontrar otras posibilidades que te ayuden a ser más feliz.

EL PROCESO

Todo comienza escuchando con cuidado lo que cada persona me cuenta con sus palabras, pero sobre todo de forma no verbal.

Sin embargo, el objetivo principal de las sesiones no es tener una conversación sobre un problema o revisar toda tu historia pasada.

Tu pasado se expresa en la manera en la que haces las cosas ahora, en tus hábitos, tu estilo, y las características que te definen. En ese sentido, Hakomi no se centra tanto en “la historia”, sino en el momento presente de “quien cuenta la historia”.

Mi trabajo consiste en identificar las huellas que tus experiencias han dejado en ti, y llamar tu atención sobre ellas, interrumpiéndote a veces.

A partir de esa información, creo sencillos experimentos destinados a que descubras cómo organizas tu mundo. Estos experimentos, hechos en un estado de Atención Plena, te ayudan a identificar qué es lo que te impide ser tan feliz como quisieras y a encontrar alternativas.

¿QUÉ MÁS ES POSIBLE?

Seguimos el rastro a las emociones para comprender “de qué están hechas” y dejar de estar dominados por el dolor. También queremos saber el tipo de vivencia que necesitamos para sentirnos “completos”.
Pero, sobre todo, nos interesa descubrir qué más sería posible; nuevas opciones a nuestro alcance.

Cuando comprendes el origen de tus limitaciones y encuentras alternativas, comienzas a poder elegir respuestas más eficaces a los desafíos. Dejas de sentirte en un “fuera de juego” permanente y a liderar activamente tu vida.

Esto se traduce en una actitud más satisfecha y relajada, y en relaciones más equilibradas y plenas.

ATENCIÓN PLENA

Una de las principales herramientas que utilizamos en Hakomi es el estado de conciencia que llamamos Atención Plena o Mindfulness.

Podríamos definirlo como observación en estado puro; identificas y nombras lo que va surgiendo en ti.

Es como hacer un inventario donde registras todo lo que surge tal cual es, sin añadir por el momento ningún juicio o la intención de cambiar nada. Te tomas el tiempo de darte cuenta de lo que estás experimentando antes de decidir si quieres hacer algo con ello.

Usamos el estado de Atención Plena, porque los programas antiguos que dan sentido y organizan nuestra vida, están cuidadosamente camuflados en el inconsciente.
Ese archivo oculto no es accesible a través del intelecto, pero sí de la emoción.

Desde el pensamiento, las hipótesis sobre por qué te sientes o actúas de una determinada manera pueden ser muchas.
Pero a nivel del sentimiento, la respuesta es solo una, y está contenida en tus vivencias del pasado.
Curiosamente, aunque muchas veces tu mente recuerde lo que ocurrió, en las experiencias dolorosas necesitaste olvidar aquellas emociones tan duras, así que empezaron a operar desde la sombra. 

Esos programas ocultos han ido contaminando tu forma de funcionar sin que tú pudieses establecer la relación entre aquello que pasó y cómo respondes ahora.  

En Hakomi queremos identificar esos programas, porque si no eres consciente de lo que te condiciona, no puedes ni cuestionarlo ni modificarlo.

Lo más grande de esta actitud es que creamos el cambio a través de la Conciencia, no del esfuerzo; algo que parece casi imposible en nuestra cultura…

PRESENCIA AMOROSA

La Presencia Amorosa es un aspecto de la Atención Plena en el que conectamos con lo que nos inspira y nos conmueve. Buscamos deliberadamente la belleza de cada persona, cosa o situación.
Esta actitud consciente desafía el programa tan arraigado en la mayoría de nosotros de ver primero lo negativo.

Como terapeutas, nos enfocamos en las cualidades del cliente que despiertan nuestro aprecio y aceptación más profundos.
Cuanto más honda y sincera es nuestra empatía, mayor es la aceptación  y el respeto que le llega al otro, y de esta manera se potencia el proceso de apertura y colaboración en ambas partes.

Esta alianza terapéutica es fundamental.
Sin ella el inconsciente no coopera en el proceso de auto descubrimiento, porque necesitamos confiar y sentirnos seguros antes de poder exponer nuestro delicado mundo interior.

Hakomi puede ser de ayuda para ti si...

Sesiones individuales y en pareja, tanto presenciales, como on-line

DIFERENCIA ENTRE PSICOTERAPIA Y COACHING

La psicoterapia, como el coaching, suele partir de un punto de dolor. Hay algo que no funciona en tu vida y necesitas darle la vuelta.

Pero mientras la psicoterapia se centra en las emociones, el coaching lo hace en los procesos prácticos de gestión de tu vida.

Desde la óptica del Hakomi,  hacemos experimentos para descubrir las creencias y actitudes inconscientes que te limitan desde el interior.
La transformación es la consecuencia natural que se deriva de comprender cómo fabricaste lo que se interpone entre tú y tu felicidad.

El Coaching, sin embargo, trabaja con aquellas dificultades de las que la mayoría de las veces ya eres consciente. Analiza tus procedimientos, y desde ahí, busca soluciones organizando la información y los recursos de forma coherente y precisa.

Hakomi es un proceso intuitivo que te lleva por caminos ocultos hasta el corazón de tu sentir.
El Coaching, un sistema  estructurado y dirigido hacia la obtención de resultados muy específicos.

De tu estilo y necesidades va a depender que te inclines hacia uno u otro, porque ambos abordan un aspecto diferente de tu experiencia.