efecto domino - LA MAGIA DE LAS PEQUEÑAS ACCIONES

LA MAGIA DE LAS PEQUEÑAS ACCIONES

Hay cosas que nos gustaría que cambiasen en nosotros.

Queremos; TENEMOS que cambiarrrrr!!!

 

Pero cuando este cambio es grande y vemos el trabajo que hay por delante es fácil que nos deshinchemos.

Es como estar al pie del Everest y pensar que tenemos que subirlo.

– “ Como voy a llegar yo hasta ahí arriba?”

Así que muchas veces si no renunciamos directamente de entrada, lo hacemos a los pocos metros.

 

Nos desborda la magnitud de todo lo que hay que hacer ( y sufrir!) para llegar donde queremos; y no es raro que así sea!!!

 

Pero esto solo es solamente una manera de enfocarlo que, entre otras cosas, pasa por alto las leyes de la física!

 

¿Conoces la teoría de los dominós?

Es simple pero fascinante.

 

Esta es la imagen: una fila de piezas puestas de pie cerquita las unas de las otras.

Pues bien, cada una de estas piezas es capaz de derrumbar al caer otra un 50% mayor!

 

Dicho de otra manera: tiene energía y empuje suficiente para tumbar una pieza vez y media más grande, como demuestra el estupendo profesor de física de este pequeño vídeo.

Está en inglés, pero aunque no entiendas lo que dice observa con atención.

 

Te lo explico más abajo.

 

Trece dominós de los cuales el primero tiene el tamaño de la uña de tu meñique ( diminuto, vamos!) y que van creciendo hasta llegar al último que mide casi un metro y pesa más de veintitrés kilos. Guauuu!

Continuando con esta progresión hasta 23 dominós tendríamos la Torre Eiffel,

con 31 los Himalayas (aquí estaría nuestro Everest!)

y con algo más de 50 tenemos la luna!! (literal).

efecto-dominoLo alucinante del caso es que una pieza tan pequeña como para tener que ponerla con pinzas es capaz de desencadenar una energía que acaba siendo dos billones! (si, has leído bien),

DOS BILLONES de veces superior a la que hizo falta para mover el primero de nuestros 13 dominós.

¿Y qué repercusión tiene esto en tu vida y en la mía?

Buenas noticias!, una repercusión enorme!!!

 

Significa que no hace falta que para conseguir tus objetivos, por grandes que sean, hagas un esfuerzo increíble así de entrada.

Se trata tan solo de que identifiques el primer micro paso que tienes que dar en la dirección de tus sueños.

Ese pequeño comienzo traerá de forma natural un cambio mayor ( un 50% superior!).

Y así sucesivamente.

*Define tu objetivo, tu sueño.

*Piensa cual es el primer paso de bebé que puedes dar hacia él; un paso lo suficientemente pequeño como para que te resulte más que factible.

*Y entonces HAZLO!!!

 

No esperes a que empiece el buen tiempo; ni a Año Nuevo.

HAZLO HOY MISMO!

Se consciente que acabas de poner en marcha una serie de eventos

que si permites que continúen

conducen directamente a tus objetivos más queridos.

Atrévete con el primer pasito

PERO EMPIEZA YA!!!

Share

Comments are closed.